Volúmenes publicados

2017 94 | 95 | 96

2016 91 | 92 | 93

2015 88 | 89 | 90

2014 85 | 86 | 87

2013 82 | 83 | 84

2012 79 | 80 | 81

2011 76 | 77 | 78

2010 73 | 74 | 75

2009 70 | 71 | 72

2008 69

2007 66 | 67 | 68

2006 63 | 64 | 65

2005 60 | 61 | 62

2004 57 | 58 | 59

2003 53 | 54 | 55 | 56

2002 49 | 50 | 51 | 52

2001 45 | 46 | 47 | 48

2000 41 | 42 | 43-44

1999 37 | 38 | 39 | 40

1998 33 | 34 | 35 | 36

1997 29 | 30 | 31 | 32

1996 27 | 28

1995 26

1994 24 | 25

1993 23

1992 22

1991 21

1990 20

1989 19

1988 17 | 18

1987 16

1986 13 | 14 | 15

1985 11 | 12

1984 09 | 10

1983 06 | 07 | 08

1982 02 | 03 | 04 | 05

1981 01

1981-1990 Trabajos

Boletines publicados

1981 09

1980 06 | 07 | 08

1979 02 | 03 | 04 | 05

1978 01

Mederos Martín, Carlos

Un ángulo para salvar las apariencias. El ángulo de fase

Carlos Mederos Martín.

Volumen 80. Julio de 2012. Páginas 157-164.

Resumen: La humanidad ha mirado al cielo desde la más remota antigüedad, observando en él hechos que, generalmente, se repetían periódicamente, y, en algunas ocasiones, hechos extraordinarios. En cualquier caso, la razón humana siempre ha intentado dar cuenta de estas observaciones por medio de razonamientos que se acomodaran a las "apariencias" (salvar las apariencias). Sin embargo, a lo largo de la Historia encontramos, excepcionalmente, ejemplos de cómo de las explicaciones de ciertos fenómenos observados surgen conocimientos que propiciaron grandes cambios en las concepciones que la humanidad tenía sobre Universo. Un ejemplo de esto es el uso que hace Aristarco de Samos del ángulo de fase de la Luna y Galileo de las fases de Venus.