Volúmenes publicados

2017 94 | 95 | 96

2016 91 | 92 | 93

2015 88 | 89 | 90

2014 85 | 86 | 87

2013 82 | 83 | 84

2012 79 | 80 | 81

2011 76 | 77 | 78

2010 73 | 74 | 75

2009 70 | 71 | 72

2008 69

2007 66 | 67 | 68

2006 63 | 64 | 65

2005 60 | 61 | 62

2004 57 | 58 | 59

2003 53 | 54 | 55 | 56

2002 49 | 50 | 51 | 52

2001 45 | 46 | 47 | 48

2000 41 | 42 | 43-44

1999 37 | 38 | 39 | 40

1998 33 | 34 | 35 | 36

1997 29 | 30 | 31 | 32

1996 27 | 28

1995 26

1994 24 | 25

1993 23

1992 22

1991 21

1990 20

1989 19

1988 17 | 18

1987 16

1986 13 | 14 | 15

1985 11 | 12

1984 09 | 10

1983 06 | 07 | 08

1982 02 | 03 | 04 | 05

1981 01

1981-1990 Trabajos

Boletines publicados

1981 09

1980 06 | 07 | 08

1979 02 | 03 | 04 | 05

1978 01

Zapico, Irene

Fractales: Una nueva mirada en la enseñanza de la geometría 

Óscar Sardella, Irene Zapico, Adriana Berio.

Volumen 65. Octubre de 2006. 7 páginas.

Resumen: En la naturaleza hay abundantes ejemplos de formas pertenecientes a la geometría euclidiana (hexágonos, cubos, tetraedros, cuadrados, triángulos, etc.) pero su vasta diversidad también produce objetos que eluden la descripción euclidiana. En esos casos los fractales nos proporcionan un mejor medio de explicación. La geometría euclidiana es muy útil para la descripción de objetos tales como cristales o colmenas, pero no encontramos en ella objetos que puedan describir las palomitas de maíz, los productos horneados, la corteza de un árbol, las nubes, ciertas raíces o las líneas costeras. Los fractales permiten modelizar, por ejemplo, objetos tales como una hoja de helecho o un copo de nieve. Con la incorporación del azar en la programación es posible, por medio de la computadora, obtener fractales que describen los flujos de lava y el terreno montañoso.